Como desaparecer

Abraham Rolando Ríos Soberanis

Cómo desaparecer habla de la experiencia nómada de vivir en la Ciudad de México como nuevo residente foráneo, acostumbrarse a largas distancias de recorrido, el sentimiento de confusión al no poder identificar un hogar, y las habitaciones o los departamentos a gran costo en los que casi no se habita por tener que vivir en un ecosistema que siempre te obliga a seguir moviéndote.

        El habitar, a diferencia de la idea de hogar como lugar intangible en el que se reconforta, necesita un espacio físico, un territorio que responda la pregunta “¿dónde vives?”, sin embargo, la forma de vida en las ciudades modernas desarrolladas, como menciona Ivan Illich, 1 hace al mundo inhabitable. El crecimiento de la población y la imparable producción que conlleva hacen que una tarea simple, un trabajo o incluso un paseo puedan durar horas o días enteros, en comparación con los pueblos y ciudades en desarrollo. Aunada a la gentrificación, la Ciudad de México se basa en trabajar todo el día para poder pagar un lugar que apenas se habita. Si una casa es solo una habitación-dormitorio, ¿por qué no dormir en la calle?

        La casa siempre mantiene una relación habitante-habitación. Siguiendo con Illich, cuando habitamos un territorio lo recorremos, lo reconocemos y lo convivimos. Nuestra casa es nuestro espacio íntimo y, por tanto, nos esforzamos en hacer de esta una prosopopeya, en darle una personalidad, una identidad que se construye tanto materialmente como con los vestigios del tiempo, las experiencias y recuerdos.

nbsp;       La pieza pretende exagerar el aspecto nómada que los ciudadanos de la capital y del Estado de México tienen tan normalizado, creando una casa portátil en forma de vestuario, hecha de tela con soporte de alambre plegable que se camufla con el ambiente citadino. El término casa se contradice y se cuestiona en Cómo desaparecer al momento de ser catalogado como tal. ¿Podría llamar hogar a un territorio que solo sirve para dormir? ¿Puedo llamar “mi casa” a un lugar el cual su identidad es la misma calle, trasgrediendo la relación habitante-habitación, rompiendo la barrera intimidad-público, dejando al residente sin identidad alguna, como un punto entre miles de la ciudad?

1 Véase La reivindicación de la casa (Illich, 1985).


REFERENCIAS

Illich, Ivan (1985). La reivindicación de la casa. En Alternativas II. México: Joaquín Mortiz/Planeta.

Illich, Ivan (2000). El mensaje de la choza de Gandhi. Ixtus, Espíritu y cultura (Ivan Illich: La arqueología de las costumbres), año VII (28), p. 106.